¿Por qué?, artículo de Manuel Martín Cuenca

Querido Jaime, este diario me ofrece la oportunidad de contestar tu artículo. Acepto porque, aunque seamos buenos amigos, no comparto casi nada de lo que escribes, ni tampoco el tono y la posición desde dónde lo haces. Me refiero a ese papel retóricamente objetivo que, como redactor del texto, te adjudicas.

Comienzas afirmando que el cine español goza de prestigio internacional, y estoy de acuerdo. Luego, que el mundo del cine tiene mala prensa, y también estoy de acuerdo porque, aunque no lleguemos a estar tan desprestigiados como los sicarios colombianos, hay una cierta idea latente en el aire de que “los del cine” vivimos de las subvenciones, hacemos películas aburridas y estamos empeñados en seguir hablando de la guerra civil. No deja de ser curioso que estas acusaciones surjan en un país, el nuestro, que tiene a casi todos los sectores sociales e industriales subvencionados, que ha vivido 40 años de dictadura y que es la patria de la picaresca. Por último, te aventuras a explicar que la razón de nuestro supuesto desprestigio es que “nos hemos significado políticamente en exceso”, esperando “recibir una contraprestación por ese apoyo” (cito tus palabras). [Leer artículo completo en EL PAÍS]

Artículo de Manuel Martín Cuenca publicado en EL PAÍS el 6 de octubre de 2009