Ángeles González-Sinde, “dispuesta” a incluír mejoras en el sistema de ayudas para 2011

Cineastas contra la orden y Fapae tienen un documento conjunto, que pule el sistema de ayudas de la orden Ministerial. ¿Incluirá estas propuestas consensuadas por el sector ahora que la orden ya ha sido aprobada por Bruselas?

Yo estoy dispuesta y el Director General también. Estoy encantada de seguir incorporando proposiciones, porque ya lo hicimos en su día con algunas propuestas suyas que eran muy buenas. Lo que no podemos hacer ahora es volver a modificar la orden, mandarla de nuevo a Bruselas, volver a esperar, porque nos da 2011 y no hemos hecho nada. Ahora debemos concentrarnos en las próximas semanas para que el equipo del ICAA trabaje en sacar la convocatoria de ayudas para cumplir con un calendario, y que siga funcionando la industria del cine. Modificar la orden a estas alturas nos frenaría de nuevo, pero escuchar nuevas medidas de cara al año que viene, sí.

Leer entrevista completa con Ángeles González-Sinde en Público

Entrevista a Ignasi Guardans en la revista Tiempo

“Es un sector en el que hay que huir de dos extremos. Uno, que es negar el apoyo público al cine, olvidar que el cine sin apoyo público desaparecería y que de la misma manera que apoyamos a la ópera o al deporte olímpico, hemos de apoyar al cine. Luego está el otro frente, que son menos, pero que hacen ruido y que se han acostumbrado al dinero público. Alguno cree que tiene un derecho natural a su subvención (…) Es una tentación natural, el creer que uno tiene derecho a una subvención. El dinero que se pone en el cine viene de los impuestos de los trabajadores y cuando eso se lo he dicho a algún director, se le cambia la cara”.

Leer entrevista completa.

Lluís Miñarro: “La Ley del Cine puede reducir las películas de autor”

¿Qué pretenden los profesionales del cine con el manifiesto presentado a la ministra de Cultura?
Queremos que las pequeñas producciones, las que llevan una identidad especial de autor sigan existiendo. No estamos contra la ley, que nos parece necesaria, sino contra la orden para aplicarla.

Pero ya se han introducido mejoras desde las primeras propuestas ¿no es así?
Ciertamente, mejoras sobre la presencia en festivales o sobre las descargas de internet, pero no sobre lo más importante que se margina a los pequeños creadores. Hay una evidente voluntad de reducir las películas de autor, en favor de las comerciales.

¿Cómo se puede hacer esto?
Aplicando unos baremos sobre el número de espectadores que debe tener una cinta para acceder a las ayudas. Esto clarísimamente discrimina al pequeño cineasta en favor del producto grande.

Leer entrevista completa en El Comercio Digital

“Los idiotas de los Cineastas contra la Orden…”

“Esta decisión de Bruselas ha sido producida por los idiotas de Cineastas de la Orden que no tienen ni idea de lo que hacen. Muchos de esos firmantes lo único que saben es chupar del bote y hacer películas que no interesan a nadie. Por supuesto que los rodajes se pueden ver afectados y también nuestra credibilidad, pero según mis abogados, a los que he consultado esta mañana, la decisión de la Comisión Europea no aula la orden ministerial, que sigue estando en vigor. Ahora depende de la presión que ejerza el Gobierno de España para que el trámite sea lo más rápido posible”.

Gerardo Herrero, productor y director de cine

ACTUALIZACIÓN: la edición digital de El País modificó a lo largo de la tarde la redacción de estas declaraciones de Gerardo Herrero, que ahora adoptan la siguiente forma:

“Esta decisión de Bruselas ha sido producida por la idiotez de algunos de los Cineastas contra la Orden que no tienen ni idea de lo que hacen y tiran piedras contra su propio tejado. Muchos de esos firmantes lo único que saben es chupar del bote y hacer películas que no interesan a nadie. Por supuesto que los rodajes se pueden ver afectados y también nuestra credibilidad, pero según mis abogados, a los que he consultado esta mañana, la decisión de la Comisión Europea no aula la orden ministerial, que sigue estando en vigor. Ahora depende de la presión que ejerza el Gobierno de España para que el trámite sea lo más rápido posible”.

Leer noticia completa en “El País”