Patinazo de cine, editorial de El País

El Estado ha de proteger tanto a una industria audiovisual solvente como al riesgo estético, dos apuestas que no son incompatibles. Es necesario dar amparo a la ambición artística, muy difícil de evaluar desde despachos administrativos, y empujar un tejido de producción potente, que no busque sobrevivir penosamente sólo al abrigo de subvenciones. En este contexto, la Administración penaliza a un sector audiovisual particularmente dinámico como es el de la televisión al no aceptar que la inversión en la producción de series españolas, que da empleo a los mismos artistas y artesanos que el cine, pueda cubrir toda la cuota de inversión audiovisual que les impone.

Leer editorial completo